Trayectoria

El espacio de AureaSocial

Este 2015 hará 3 años que llegamos al edificio de AureaSocial. La familia que llevaba a cabo actividades en este espacio contactó con la CIC debido a que no podían continuar trabajando y lo pusieron a disposición de la CIC para que pudiera colectivizarse. Habían invertido 4 millones de euros, con una hipoteca de 2 millones de euros, a la que con la llegada de la crisis no pudieron enfrentarse. Se empieza un proceso de transición que comportó el alquiler en diciembre de 2011 y una subasta que quedó desierta, con lo que a partir de marzo se inició la gestión, así como varios proyectos de la CIC en el edificio.

En este proceso, el 16 de junio se inaugura el espacio y el proyecto. Lo que se plantea como única opción viable es la compra cooperativa del espacio (1400 m2), con la idea de que a largo plazo es lo más viable y realista, aunque parezca muy ambicioso.

La CIC lleva cerca de cinco años en funcionamiento, desde mayo de 2010. Es un proyecto catalán de transformación social fuera del sistema capitalista que intenta crear herramientas y recursos al margen del sistema dominante. La CIC tiene presencia en muchos lugares del país (ecoredes, núcleos, proyectos). Lo que vimos en este espacio es que había recursos necesarios para llevar a cabo el proyecto público cooperativista, un embrión del proyecto público de la Cooperativa Integral Catalana en diferentes ámbitos: salud, educación, vivienda, autoocupación, etc.

Desde las primeras asambleas quedó claro que los dos ejes vertebradores de la CIC eran los de la salud y la educación, con lo que han surgido diversos proyectos desde el principio y poco a poco se ha ido construyendo la idea del sistema público para coger forma la idea de las oficinas que se han ido concretando en relación a los temas que se tratan. Así existen las oficinas de educación, de salud, de jurídica, de vivienda… La idea básica de lo que planteamos, cuando decimos público, es que han de ser accesibles a todas las personas. Es un carácter transversal de los proyectos de AureaSocial, de manera que aunque se pueda establecer un precio en euros/ecos, quien no pueda pagarlo tenga acceso abierto. Eso es la economía del común: todas las personas que forman parte de un proyecto ayudan a hacerlo viable.

En este sentido, choca frontalmente con la propiedad privada (hipotecas, alquileres) y/o de las administraciones del Estado (por ejemplo los centros cívicos, bajo el control de la política municipal).

La idea del fodo de colectivización está pensada como una herramienta replicable para generar propiedad comunal, para colectivizar.

Es importante el caracter abierto y asambleario del proceso, que no es neutro políticamente y que es incluivo, abierto a la revolución integral, abierto a las personas. En AureaSocial hay una asamblea general abierta a la comunidad el primer miércoles de cada mes a las 18:00 h.