Desmontando el mito del esfuerzo

Vivimos en la sociedad del esfuerzo. Desde niños se nos ha estado educando para el sacrificio. Pero ¿es posible hacer las cosas de otra manera? ¿Existen otras formas de vivir y de crear proyectos?

¿Es el esfuerzo un valor sagrado e incuestionable? Cuestionémoslo juntos/as. Estamos acostumbrados a vivir desde el esfuerzo, a ver la vida como un continuo sacrificio. En nuestra educación hemos escuchado incesantemente el mismo mantra: “esfuérzate para estudiar, esfuérzate para trabajar, esfuérzate…”.

Pero ¿esto debe ser así? ¿Es natural vivir con estrés? ¿Es natural vivir desde el esfuerzo? Todas las personas nacemos con motivaciones y estas conforman nuestro motor natural de movimiento.

Debemos aprender a conectar con ese motor para empezar a ser nosotros mismos y liberar el movimiento en nosotros. Debemos encender ese fuego que llevamos dentro para conectarnos con la vida. Si actuamos en contra de nosotros mismos y nos forzas a llevar a cabo proyectos ajenos a nuestras motivaciones nos hacemos esclavos, nos condenamos a la pereza, al aburrimiento, a una praxis basada en el puro esfuerzo.

 

“*Los indios saben que la planta que corresponde*

*a un terreno es la planta que en ese*

*terreno crece sin esfuerzo. De igual*

*manera, el hecho de saber qué tipo de*

*proyectos encajan bien conmigo significa*

*saber qué tipo de proyectos crecen en mi de*

*una forma natural, sin tener que forzarme*

*a realizarlos. Saber cuáles son las semillas*

*que crecen en mí de forma natural es saber*

*cuáles son realmente mis motivaciones.”*