Primero de Mayo

El 1 de mayo es el 121º (centésimo vigesimoprimer) día del año en el calendario gregoriano y el 122º en los años bisiestos. Quedando 244 días para finalizar el año. Pero no es eso en lo primero que hemos pensado, ¿verdad?

Ese mismo día, en el año 1460, los europeos invaden la isla Cabo Verde; en 1834 se abole la esclavitud en el Imperio británico; y en 1886, en Chicago, comienza una huelga general de trabajadores para demandar la jornada laboral de ocho horas. Esta acción desembocará en la Revuelta de Haymarket tres días más tarde, el 4 de mayo. Y a eso vamos, a la celebración del 1 de mayo como Día Internacional de los Trabajadores.

La mayoría de trabajadores saben que el 1 de mayo es festivo y se celebra el Día del Trabajo, lo que quizás no es tan conocido es la sangrienta historia tras esta fecha y la lucha de las personas gracias a las cuales se disfruta de un día libre… y de una jornada laboral de 8 horas.

Para conocer los orígenes del Día del Trabajador hay que remontarse al año 1886, a Estados Unidos. Por aquel entonces, los trabajadores habían iniciado una lucha para lograr una jornada laboral de 8 horas. La filosofía era: 8 horas para trabajar, 8 para dormir y 8 para la casa.

Hasta entonces, la única limitación que había en algunos Estados era la prohibición de no hacer trabajar a una persona más de 18 horas seguidas sin causa justificada. La multa por hacerlo era de 25 dólares.

En este contexto, el sindicato con más fuerza en el momento decidió que a partir del 1 de mayo de 1886 la jornada laboral máxima sería de 8 horas y amenazó a la patronal con una gran huelga si no accedían a su petición.

Muchos trabajadores consiguieron su objetivo con la amenaza de la huelga. Los que no lo lograron iniciaron la huelga el 1 de mayo. En Chicago, los enfrentamientos entre los trabajadores y la policía fueron particularmente sangrientos y duraron cuatro días.

En Chicago, donde las condiciones de los trabajadores eran mucho peor que en otras ciudades del país, las movilizaciones siguieron los días 2 y 3 de mayo. La única fábrica que trabajaba era la fábrica de maquinaria agrícola McCormik que estaba en huelga desde el 16 de febrero porque querían descontar a los obreros una cantidad para la construcción de una iglesia. La producción se mantenía a base de esquiroles. El día 2, la policía había disuelto violentamente una manifestación de más de 50 000 personas y el día 3 se celebraba una concentración en frente de sus puertas; cuando estaba en la tribuna el anarquista August Spies, sonó la sirena de salida de un turno de rompehuelgas. Los concentrados se lanzaron sobre los scabs (amarillos) comenzando una pelea campal. Una compañía de policías, sin aviso alguno, procedió a disparar a quemarropa sobre la gente produciendo 6 muertos y varias decenas de heridos.

Tras tres días de huelga, el 4 de mayo se convocó una concentración en la plaza de Haymarket. Para ese momento, la tensión entre la policía y los trabajadores había alcanzado un punto álgido, tras los violentos choques de los días anteriores.

Fue en apoyo de las protestas que se habían producido en respaldo a los obreros en huelga, para reivindicar la jornada laboral, cuando durante una manifestación pacífica, una persona desconocida lanzó una bomba, matando a un policía. Las autoridades responsabilizaron del crimen a los trabajadores y más de 30 personas fueron detenidas por sus ideas radicales. Inicialmente siete fueron condenados a muerte, aunque finalmente tres de ellos fueron condenados a prisión y cinco a la horca. Fueron denominados como los Mártires de Chicago, por el movimiento obrero.

martires_chicago

El incidente de Chicago, afectó a muchos trabajadores y dirigentes sindicales; no existe un número exacto, pero fueron miles los despedidos, detenidos, procesados, heridos de bala o torturados por la policía. La mayoría eran inmigrantes: italianos, españoles, alemanes, irlandeses, rusos, polacos y esclavos de otros países.

En honor a la lucha por la jornada de 8 horas y en recuerdo de estas cinco personas, conocidos como ‘los mártires de Chicago’, en 1889 se declaró el 1 de mayo el Día del Trabajador por acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional.

Related posts

Leave a Comment